15 julio 2015

Toutain 1984, por Marcos Ordóñez

Hoy tenemos una firma invitada muy especial: Marcos Ordóñez, un gran especialista del cine fántastico, que colaboró en la revistas de Toutain Editor, como Creepy o Zona 84 . Un artículo donde nos narra su paso por la editorial de Josep Toutain, de la realización de las entrevistas a Enrique S. Abulí y Jordi Bernet para Zona 84 , y de la importancia como editor y persona de Toutain. Muchas gracias al amigo Marcos, por su tiempo y disposición al recuerdo, de los buenos tiempos del cómic en España. ¡Espero que os guste!

Toutain 1984

Yo formaba parte de un grupo de cine amateur llamado Unión Films. A finales de 1983 viajé a Bruselas junto a mi amigo José Luis Rodrigo para proyectar nuestra película “The Sketch” en el principal festival europeo en formato Súper 8. En la capital belga cayeron en mis manos ejemplares de “L’ecran fantastique” y de “Mad Movies”, las míticas revistas francófonas dedicadas al cine fantástico. A partir de ahí todo cambió.

 L’ecran fantastique nº 35. Junio 1983

Poco después, en enero de 1984 me encontraba junto a Miguel Ángel García Barral encaminándonos hacia Selecciones Ilustradas, la mítica agencia a través de la cual Josep Toutain había conquistado Estados Unidos. Con Miguel Ángel habíamos hecho un fanzine unos años atrás, y nos acabábamos de reencontrar en su Igualada natal durante un nuevo certamen de cine amateur. Le expliqué mi proyecto y le invité a sumarse.

Marc Ordoñez y Miguel A. Barral

Ahora Josep Toutain nos escuchaba en su despacho. Amado y odiado a partes iguales, charlábamos con uno de los personajes más emblemáticos de la historia del cómic español. Con su chaleco negro, camisa rosa y pañuelo al cuello no podía disimular un aire bohemio, con regusto a aquellos “progres” de los setenta. Nosotros le proponíamos la creación de lo que después iba a ser “Club Medianoche”, una nueva sección para “Creepy” en la que contaríamos la actualidad del cine fantástico y otras artes paralelas. Nuestro entusiasmo le convenció y aceptó la propuesta. 

 Primera aparición de la sección: Creepy nº 58. Abril 1984

El redactor jefe en todas las revistas de la editorial era un genial asturiano llamado Andrés Piñole. Era encantador y poseía una cultura enciclopédica. Años después su primo, Andrés Hispano, tomaría el relevo con gran eficacia y parecido bagaje, todo un experto en el lenguaje de la imagen cinematográfica que andando el tiempo sería comisario de diferentes exposiciones. Manolo García era uno de los maquetistas y un duro competidor en cuanto a amabilidad, y a su lado se encontraba Martí Ripoll, grandísimo grafista e ilustrador, creador de los diseños de las colecciones de Toutain, y también, claro, de la cabecera de nuestra sección en Creepy. Ellos eran la base de la editorial. Marcel Miralles era mano derecha de Toutain, pero dedicaba casi todo su tiempo a la agencia.

 Primera página de Club Medianoche

“Club Medianoche” fue creciendo y en pocos meses pasamos de 2 a 5 páginas. Podíamos desarrollar más temas e incluir también entrevistas. Recuerdo con especial cariño la que publicamos con Ray Harryhausen, uno de los grandes mitos de mi infancia, con quien charlamos durante media hora en los viejos jardines del Retiro, durante el Festival de Sitges de 1984. Cubrimos también la información sobre el Saló del Cómic de 1984 y el de 1985, y pudimos entrevistar a artistas de la talla de Will Eisner o Neal Adams.

Zona 84 nº 1. Patrick Woodroffe. Junio 1984

Como es conocido, Josep Toutain abrió su editorial en 1978 con su revista “1984”, esa combinación de números orwelliana que significaba futuro. La revista era una continuación del estilo Warren, el conocido editor neoyorquino en cuyas revistas Toutain introdujo el talento de los artistas de su agencia barcelonesa. La revista, contra pronóstico alcanzó su año titular y para no traicionar su intención ci-fi, cambió su nombre a Zona 84”. Josep pensó en nosotros para esta nueva revista, a través de una serie de entrevistas a los grandes talentos de la casa. La primera estuvo dedicada a Abulí
 
Enrique S. Abulí, en Zona 84 nº 1

Enrique Sánchez Abulí, como todos sabemos, era el guionista de “Torpedo 1936”, uno de los mejores cómics españoles en la aún corta historia del noveno arte hispano. “Torpedo” se había iniciado en “Creepy” abriendo fronteras temáticas a la revista de terror al introducirle el género negro. Abulí supo condensar en su cómic lo mejor de Hammett, Chandler, McCoy, Thompson… los grandes maestros americanos, y dotó a su protagonista, Luca Torelli, del suficiente cinismo y desparpajo para hacerlo muy atractivo a los lectores. Realizamos la entrevista en un bar cercano a la editorial. Abulí no se extendía sobre las respuestas pero contestaba rápidamente. Si yo estaba esperando encontrarme con una persona que nos iba a vender su éxito, quién ahora nos hablaba era una persona humilde y francamente cargado de ternura. He realizado muchas entrevistas en mi vida, y ésta ha sido una de las más auténticas por su frescura.

Zona 84 nº 11. Cubierta de Boris Ballejo

Meses después le tocaba el turno a Jordi Bernet (Zona 84 nº 11). Habíamos quedado en su domicilio del barrio de Sant Andreu. Bernet era más locuaz que Abulí, y nos contó muchas cosas sobre Torpedo” y su manera de desarrollar las historias. En su mesa de trabajo pudimos ver sus originales más recientes. Jordi había bebido de los grandes clásicos americanos y dibujaba como cualquiera de ellos. Yo en su trazo siempre he visto el de Burne Hogarth, el de Joe Kubert o el de Alex Toth, que fue el primer dibujante de Torelli. Jordi Bernet se explicaba a través de un fino humor, negro en ocasiones, como los escenarios que dibujaba.

 Jordi Bernet, en la revista en Zona 84 nº 11

Las entrevistas continuaron en Zona 84”, hasta que Toutain decidió finalizarlas con una doble entrevista a él mismo. Nosotros no tuvimos gran responsabilidad en los textos que salieron de ahí, ya que él quiso controlar todo el proceso. Fueron unas entrevistas en que él dijo lo que quería decir, y nuestra labor fue puramente instrumental. Toutain era categórico en sus declaraciones, pero todo lo que tenía de severo en sus opiniones también lo tenía de accesible cuando creías que habías de convencerle de algo. A Josep lo conquistabas con iniciativa, fuerza y empuje, cuando veía que estabas seguro de que tu propuesta era factible.

Toutain, Nueva York 1983. Foto en b/n, en Zona 84 nº 8

Creo que fue en 1986 que Joan Lluís Goas, el entonces director del Festival de Cinema Fantàstic de Sitges, nos encargó una exposición homenaje a Creepy. Toutain nos facilitó una colección completa de la revista, para exponer todas las portadas. Además contamos con diferentes originales cedidos por los dibujantes. Gracias a este evento conocí a Sanjulián, uno de mis ilustradores favoritos, un referente desde mi adolescencia, y a partir de aquel momento un extraordinario amigo.

 Fantastic Magazine nº 9. Mayo 1991

Cuando Filmax me encargó la creación de la revista “Fantastic Magazine”, invité a Toutain a la cena de presentación de la revista. Ahí dio muestras de lo gran conversador que era y de sus artes con el billar americano. Unos meses después comimos juntos y aproveché para entrevistarle para nuestra nueva revista. Su charla arrolladora lo tocaba todo. Pocas cosas existían que no llamaran su atención. Yo tuve la oportunidad de traspasar la piel del personaje e ir más allá. Cuando ahora le veo en los álbumes de “Pepe” de Carlos Giménez, encuentro a la persona que yo conocí. En apariencia “más grande que la vida”, pero por dentro con un corazón siempre preocupado por la suerte de sus “profesionales”.

 Josep Toutain jungando al billar

Toutain fue el principal protagonista del llamado boom de las revistas de cómic en España. Fue una década prodigiosa, la de los años 80, en que en total se editaban unas 15 revistas de cómic adulto cada mes. Toutain mantenía tres cabeceras, además de El Víbora, de la que era socio junto a su amigo Josep María Berenguer. Pero de repente el castillo de naipes se derrumbó. Los videojuegos y el éxito de los cómics Marvel y los Manga tuvieron parte de la culpa. Selecciones Ilustradas abandonaba la Diagonal para irse a una estrecha calle del barrio del Putxet. Sanjulián me invitó a acompañarle un día y fue la última vez que vi a Toutain. Debía ser 1994. Tres años después fallecía víctima de un cáncer con sólo 65 años.

 Josep Toutain y Marcos Ordoñez. Año 1991

De su muerte me enteré días después de que se produjera. Sanjulián me explicaría la ceremonia de despedida. Me contó la enorme cantidad de personas que asistieron a su funeral. Sanjulián nunca había visto nada igual. A mí no me sorprendió. Desde los años 50 era un agente de artistas conocido mundialmente, y así continuó durante cuatro décadas. En alguna de las entrevistas que le realicé él se veía en su infancia como un niño que explicaba “aventis”, aquellas historias extraordinarias que se inventaban y que dejaban boquiabiertos a los compañeros de juegos. 

Marcos Ordóñez Fernández (en la época de Toutain, Marc Ordóñez) 

© Sobre el texto Marcos Ordóñez Fernández.

11 comentarios:

Silvia dijo...

Sí, recuerdo a este tipo, Toutain... El clásico feo que pretendía hacerse pasar por guapo a base de poses, chalecos, pañuelos al cuello e impostaciones de voz junto a opiniones de baratillo. Al final, tenía que apechugar con que las mujeres acabaran todas en brazos de Jaime Toja, Juan Trench, e incluso de Luis García. Pero en fín, resulta que a su entierro fue media España; ya se sabe que un hombre realmente honrado, no tiene absolutamente a nadie cuando le bajan a dos metros bajo tierra.

Javier Mesón dijo...

Hola Silvia. No conocí a Toutain en vida, ni puedo adivinar como era, sólo puedo comentar su labor profesional como lector de sus revistas, e hizo mucho por el cómic y por los autores españoles. Si puedes aclararnos algo más, Silvia, de qué conocías a Toutain, te lo agradecería.

Aitor Marcet dijo...

Amado y odiado a partes iguales, ya se explica en el artículo. Hay muchas versiones contradictorias sobre este hombre.
Pero sin duda su aportación al cómic siempre será recordada tanto por quienes le amaron como por quienes no.

Aitor Marcet dijo...

Por cierto,
Felicidades por el artículo, me ha parecido muy interesante.

Javier Mesón dijo...

Gracias por tus comentarios, Aitor. Sí, lo que nadie puede discutir, fue que Toutain fue un descubridor de talentos del Noveno Arte.

lluis ribas dijo...

hola, yo si conoci a Josep Toutain trabaje para el o con el durante 13 años. simpatico para unos antipatico para otros, feo, atractivo, guapo. Toutain eran muchos Toutain yo diria que ha veces interpretaba el papel que el creia que debia interpretar en cada momento. pero lo importante fue su trayectoria profesional y en este campo hizo cosas muy importantes.
lo de Silvia me parece un poco triste. que le paso con Toutain? tanto rencor despues de tantos años, por los datos que da (si realmente se llama Silvia ) puedo intuir quien es, y todavia lo encuentro mas triste y patetico.

Marcel Miralles dijo...

Como ya he dicho otras veces, Toutain ha sido la persona que ha hecho mas por el cómic (y la ilustración) en este país. ¡Cuanta gente empezó ahí a publicar sus trabajos…! Cuantos artistas pudieron crecer profesionalmente gracias a su agencia. Amó esta profesión hasta el exceso. Ciertamente fue un personaje grande. ¿Qué tuvo defectos? ¡Y tanto!. Pero las virtudes y la obra que dejó son muy superiores a los defectos. Disiento de un comentario sobre que las buenas personas no llevan nadie a su entierro. Eso me parece un error… Una persona que ha actuado bien siempre tendrá alguien agradecido que lleve una flor a su tumba. A Toutain, después de los años, muchos le seguimos recordando con afecto y admiración. Y con respecto a las otras personas citadas en el artículo, ¡Buena gente! Con alguno nos seguimos viendo todavía ahora después de tantos años. Juntos nos lo pasamos bien el 95% del tiempo (y mejor no recordar el 5% restante, ¿verdad?).

Yakima Canut dijo...

¡Pero cómo...! ¿Toutain murió...? ¡No tenía ni idea, en serio!
En esa foto (o fotos) de Bernet "veo" a Vázquez Montalbán, Clu Gulager y hasta a Gene Hackman por seguir con símiles cinematográficos como los de Jack Palance y Scott Brady apuntados más arriba.

L.G. dijo...

Ante todo quiero hacer constar mi reconocimiento a los señores Lluis Ribas y Marcel Miralles por su bonhomía. Es de bien nacidos ser leales y agradecidos al que nos puso un plato en la mesa durante años y solo faltaría que por decir algunas verdades se avinagrara la relación con lo que queda de la familia. Ya se nota en las líneas que he podido leerle al Sr. Miralles y también en sus evocaciones sobre Selecciones Ilustradas que es una persona con tendencia al consenso para que nadie se sienta ofendido y menos si el sustento depende ello. Las personas que tienen puntos de vista diferentes sobre Toutain no son más que resentidos y amargados, sin duda.

francisco dijo...

Los mejores comics adultos que se publicaron en España fueron los suyos, su labor con Warren fue épica, llevó a lo mas alto a un montón de artistas españoles en algunas de las mejores publicaciones de la historia del comic. Para mi a la altura de James Warren o William Gaines

Javier Mesón dijo...

Muchos dibujantes españoles le deben mucho a Toutain y a su editorial; aquella época fue irrepetible, Francisco. La creatividad fue sin duda un factor muy importante en la creación de aquellas historietas.